Sí, la sensibilidad al gluten es muy real

Habitualmente se publican en Internet artículos que afirman que la idea de no consumir gluten es completamente exagerada. Por lo general, su conclusión es esta: «Si bien sólo alrededor del 1.6% de los estadounidenses, aquellos con enfermedad celíaca confirmada, necesitan seguir una dieta libre de gluten, no hay absolutamente ninguna razón para que nadie más adopte esta dieta».

Normalmente, declaraciones como estas se lanzan para convencer a las personas que pueden estar considerando eliminar el gluten de su vida o que ya siguen una dieta libre de gluten, para que vuelvan a comer alimentos que contengan gluten. Claramente, para aquellos de nosotros que hemos realizado la investigación para comprender cómo el gluten puede afectar a ciertas personas, rechazar este tipo de sentimiento siempre ha sido un desafío.

En general, nuestra respuesta siempre ha sido respaldada por una literatura científica muy respetada y revisada. Por ejemplo, resultó realmente alentador ver esta maravillosa revisión científica en el Journal of the American Medical Association en agosto de este año.

la sensibilidad al gluten es muy real

Los autores apoyan claramente la noción de que la sensibilidad al gluten no celíaca es, de hecho, muy real y, según los autores, muy común.

Además, los investigadores llaman la atención sobre el hecho de que las personas con sensibilidad al gluten no celíaca pueden no solo tener problemas gastrointestinales sino también otros problemas, como artritis, depresión, nubosidad en la conciencia, dolor de cabeza, irritabilidad, dolor muscular, neuropatía, ansiedad, anemia y dificultades de coordinación.

Y una vez más, el estudio ha sido publicado por la Asociación Médica Estadounidense y ha sido escrito por investigadores afiliados a algunas de las instituciones más respetadas del mundo, incluida la Escuela de Medicina de Harvard y el Instituto Europeo de Investigación Biomédica.

Sin duda, seguiremos viendo publicaciones no científicas de detractores en lo que se refiere a la sensibilidad al gluten, independiente de la enfermedad celíaca. Creo que es muy importante que en los debates centrados en temas tan importantes, hagamos un esfuerzo por apoyar nuestros puntos de vista en una investigación respetada.

Fuente:

Octubre de 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.